Dificultades de la oración

El orante, quizá todo orante, piensa enseguida en las dificultades que comporta la oración. Dificultades de todo tipo. Hasta los más ingenuos saben que la oración es difícil. Cada orante tiene sus propias dificultades.  

Frases que se oyen: “¿Para qué orar sino es rentable?”, “no tengo tiempo”, “no sé cómo se ora”, “no me hace falta para nada”...

Aprender un lenguaje nuevo. Cuesta tiempo y esfuerzo. Nos hemos alejado demasiado de la actitud del niño. “Si no os hacéis como niños... no aprenderéis el lenguaje de la oración”.

¿Quién nos ayudará? Quizá tenemos ganas de orar y de hacerlo bien, pero ¿cómo hacerlo?, ¿a quién acudir?...

¿Qué tales habemos de ser?

Procuremos ir comenzando siempre de bien en mejor” (F 29,32)

Esta es la consigna que nos ha dejado...

¿Vive Teresa de Lisieux entre nosotros?

“Quiero pasar mi cielo haciendo el bien en la tierra”

Es conocida la insistencia de...

ORAR COMO MARÍA:

¿POR QUÉ COMO MARÍA?

El icono más antiguo que se conserva de María la representa en actitud orante, con los...

Haz silencio. Descálzate y escucha

  1. HAZ SILENCIO DENTRO DE TI

“La vida está llena de pequeñas alegrías, el arte consiste en...