Instituto de hermanas Carmelitas de Santa Teresa de Jesús (Argentina)

La Congregación de las Hermanas Carmelitas de Santa Teresa de Jesús (Arg), fue fundada por fray José Antonio de San Alberto (ocd.) el 21 de abril de 1782 en la ciudad de Córdoba, Argentina; es una familia religiosa en el Pueblo de Dios, y juntamente con ese Pueblo de Dios insertada en el misterio de la Historia de la Salvación, enriquecida por un carisma propio que le permite cumplir su misión en el Cuerpo de Cristo. Somos una Congregación de Derecho Diocesano. Reconocemos nuestra dependencia del Obispo a norma del derecho común...

Congregadas en esta familia por la vocación personal que supone fidelidad al espíritu y tradición del Carmen unida a una actitud de permanente renovación. Ambas cosas nos deja Santa Teresa como testamento: “…por amor de Nuestro Señor les pido… pongan siempre los ojos en la estirpe de dónde venimos, de aquellos santos profetas…”; para añadir luego: “…ahora comenzamos, y procuren ir comenzando siempre…”

Particularmente, al recordar la obra de nuestro piadoso Fundador, fray José Antonio de San Alberto, Obispo y Carmelita, entregado a la ardua tarea de la “Evangelización y Catequesis de los más pobres y marginados en tierra americana”, en su Carta Pastoral de 1782, el Obispo expresa que el objetivo fundamental de dicha Institución sería “recoger, criar, instruir y educar a las pobres huérfanas, preservándolas de la necesidad y de la ignorancia”. Añade que “el establecimiento de esta Casa es conforme a los sentimientos de la Humanidad, a los principios de la Religión y a los intereses del Estado”.

FrAntonio

La acción carismática de Nuestro Padre Fundador hacia los huérfanos, los pobres, los niños y jóvenes se prolonga y se hace misión de la Congregación a través de la atención de la niñez huérfana, la educación cristiana de niños y jóvenes, la catequesis en sus distintos niveles y obras apostólicas (Const. Cap. 1, 6). Por ello, los huérfanos constituyen nuestra prioridad carismática, han de encontrar en nuestras casas y obras: la acogida y educación, a fin de promoverlos humana y cristianamente.

Las fuentes de la Vida Espiritual de las hermanas están en:

  • La Palabra de Dios
  • Eucaristía diaria centro y culmen
  • Oración común: en ella la hermana encuentra su estímulo en el trabajo apostólico, ofrece su vida y presenta las necesidades de los destinatarios de la misión: los huérfanos, los pobres, los niños.
  • La vida de comunidad, lugar privilegiado en donde hacer experiencia de Dios y establecer vínculos fraternos y apostólicos.

Asumimos plenamente el espíritu de vida carmelita que nos transmite nuestro Fundador y nos proponemos:

  • Vivir en obsequio de Jesucristo, sirviéndole fielmente con corazón puro y conciencia recta esperando de Él solo la salvación, ofreciéndole nuestra obediencia en el espíritu de fe;
  • Meditar continuamente, en común y privadamente la ley de Dios, enriqueciendo nuestros corazones con santos pensamientos, para que la Palabra de Dios habite sobreabundantemente en nuestras bocas y en nuestros corazones y hagamos todas las cosas confiadas en la Palabra del Señor;
  • Asumir la vida litúrgica en nuestro estilo de vida carmelitano; contemplativa, apostólica y comunitaria;
  • Insistir en la vida ascética mediante las virtudes de la fe, esperanza y caridad, siguiendo el ejemplo del Apóstol en el trabajo ardiente y desinteresado; una permanente mortificación de la vida, llevada a cabo “humanamente” según la discreción moderadora de las virtudes;
  • Instaurar la vida en comunión, ya sea por la convivencia fraternal y por la caridad de la corrección mutua, ya sea por la comunicación de todos los bienes, como por el mutuo cuidado de las almas, bajo la guía sólo de la Superiora constituida para el servicio de las Hermanas;
  • Orar siempre según el espíritu de vigilancia evangélica, en la seguridad de que la oración y la vida cómoda no se toleran, como enseña Santa Teresa;
  • Colaborar con la obra evangelizadora de la Iglesia, a través de la Catequesis, asistencia a huérfanos y pobres y Educación Cristiana;

campesina

Buscamos este género de vida recibido en el espíritu del Carmen, asumiendo, plenamente el ministerio y las obras evangélicas que la Iglesia, a través del Obispo, y conforme a nuestro carisma y misión, nos encomienda en la comunidad. Nuestra vida es particularmente activa; sin embargo, ella se nutre de la savia carmelita que nos lleva a colocar en primer término la oración, el culto litúrgico, la vida retirada, la mortificación constante y la entrega permanente.

            Elegimos a la Bienaventurada Virgen María del Carmen como Madre y Patrona de nuestra Congregación, a su amparo colocamos toda nuestra vida religiosa, y nos proponemos imitar el misterio de su vida interior y unión con Cristo como admirable ejemplo de toda consagración interior.

Juntamente con la Bienaventurada Virgen María, veneramos a San José, modelo de verdadero y eficiente servicio a Cristo, a María y a la Iglesia, y lo tomamos como “maestro de oración” según la enseñanza de Santa Teresa.

En mayo de 1998, nuestra Congregación recibe la visita de unas religiosas oriundas del país de Chile con la intención de querer fusionarse. Estas hermanas pertenecen a la Congregación de Hermanas Carmelitas de Santa Teresa, fundadas en Chile el 9 de septiembre de 1889 por la Madre Magdalena de Jesús María (Correa Albano), carmelita descalza del monasterio de San Rafael de Santiago de Chile. Y el Pbro. Padre José Alejo Infante Vicario General del Arzobispado de Santiago.  Fue erigido como Congregación religiosa de derecho diocesano el 6 de julio de 1890 por Mons. Mariano Casanova, Arzobispo de Santiago. Fue agregada a la Orden el 16 de junio de 1941.

Al cumplir 112 años de existencia y asumiendo que la congregación carecía de Hermanas religiosas y queriendo seguir con la obra que iniciaron los fundadores se hace efectiva la fusión el 28 de abril del 2001 con el Instituto de Hermanas Carmelitas de Santa Teresa de Jesús (Arg.)

comunidad

Por lo que actualmente estamos presentes en Córdoba y Chile:

CASA MADRE

Comunidad Las Moradas, Córdoba.

                                                                                           

CASAS FILIALES

Comunidad “San José”, Laboulaye, Córdoba.

Comunidad “Nuestra Sra. Del Carmen”, Villa Bustos, Córdoba.

Comunidad “Madre de la Contemplación y la Alegría”, Río III, Córdoba.

Comunidad “Monte Carmelo”, San Bernardo-Chile

DIRECCIÓN

Argentina: Caseros 124. 5000 Córdoba. Tel. (0351 – 4223162)

Chile: Pje. Dra. Eloísa Díaz 0642. Tel. 0056228596929. San Bernardo

Facebook: Carmelitas Santa Teresa Arg

           

NUESTRA IDENTIDAD CARISMÁTICA

                      

Lema: “Ser Madre en Jesús de los Huérfanos”