Hoy concluye el tiempo de Navidad. A lo largo de este se nos ha sido manifestado el Salvador: en la noche de Navidad fue manifestado en la realidad de nuestra “carne”, naciendo pobre entre los pobres y excluidos. En la fiesta de Epifanía se nos manifiesta salvación y esperanza para todos los pueblos, representados en los Magos que vinieron de Oriente. A lo largo de los días que separaba cada una de estas fiestas, la Palabra de Dios lo ha manifestado como luz y salvación; como aquel que se compadece de nosotros y nos nutre espiritual y materialmente; también como aquel que camina en nuestras tormentas y acude a nosotros...