Estamos en el quinto domingo de pascua, faltan tres más para llegar a la solemne fiesta de Pentecostés, la fiesta del Espíritu Santo que nos es dado, fiesta con la que culmina la Pascua. Ya desde hoy, se nos invita a dejarnos conducir por el Espíritu Santo. Por eso toda la palabra de Dios hoy proclamada nos hace presente la necesidad de “permanecer” unidos a Jesús...