Después de curar nuestra sordera en la persona que algunos llevaron al encuentro de Jesús, hoy el Señor nos hará una pregunta clave, vital para nuestra existencia, para la autenticidad, profundidad e irradiación de nuestra fe.

Prestemos atención. San Marcos comienza diciendo «en el camino les preguntó…». No es un dato anecdótico, es una indicación que tenemos que asumir. A Jesús no se lo entiende “acomodados” en nuestras percepciones a la distancia, sino “caminando” con Él. Por quedarnos “acomodados” en nuestras seguridades teológicas, sabemos decir muchas cosas exactas sobre Jesús, pero que no tienen repercusión en nuestra vida diaria...