Comenzamos un nuevo tiempo litúrgico, una nueva oportunidad de acoger al Señor que viene al encuentro de nuestra vida, de nuestra historia, de nuestro mundo.

Comenzamos el tiempo de Adviento, esta palabra significa que alguien está viniendo: es el Señor. La primera parte del Adviento nos prepara para la segunda venida de Cristo, el Hijo del Hombre que viene entre las nubes con poder y gloria. La segunda parte del Adviento nos prepara para recordar, es decir, pasar nuevamente por el corazón, la primera venida de Cristo, en la humildad de nuestra humanidad...