Hoy concluye el tiempo de Navidad. A lo largo de este se nos ha sido manifestado el Salvador: en la noche de Navidad fue manifestado en la realidad de nuestra “carne”, naciendo pobre entre los pobres y excluidos. En la fiesta de Epifanía se nos manifiesta salvación y esperanza para todos los pueblos, representados en los Magos que vinieron de Oriente. A lo largo de los días que separaba cada una de estas fiestas, la Palabra de Dios lo ha manifestado como luz y salvación; como aquel que se compadece de nosotros y nos nutre espiritual y materialmente; también como aquel que camina en nuestras tormentas y acude a nosotros...

Hoy celebramos el segundo domingo de Navidad, un domingo que nos ayuda a contemplar lo más profundo del misterio de Cristo. El...

El tercer domingo de Adviento recibe un nombre particular. “domingo de Gaudete”, es decir, “del gozo, de la alegría”, porque ya...

Seguimos caminando este nuevo tiempo litúrgico. Es un caminar lleno de esperanza que, como decíamos el domingo pasado, es la...

Hoy comenzamos el tiempo de Adviento. Un nuevo tiempo litúrgico que nos ayuda a adentrarnos en el Misterio de la Salvación.

La...