Continuamos con el capítulo 6 de Juan, capítulo clave para comprender qué implica participar de la Eucaristía.

Jesús ha saciado a la multitud que lo ha seguido al desierto. Por medio de sus actitudes, gestos y palabras nos ha invitado a asumir nosotros las condiciones adecuadas para participar de la Eucaristía: olvido de sí, acogida de todos sin excepción, compartir lo que se tiene por muy pobre que sea, desapropiarse de ello, agradecer, darlo todo y finalmente el servicio como expresión de amor total.

Hoy nos presenta una nueva actitud: la fe. Ante la pregunta de la multitud sobre qué espera Dios de ellos, Jesús les responde: «La obra de Dios es que ustedes crean en aquel que él ha...

El domingo pasado vimos a Jesús que se había retirado con sus discípulos a un lugar retirado para descansar. No lo pudo realizar...

El domingo pasado, el evangelista san Marcos, nos presentaba la primera misión de los doce discípulos. Jesús que no se ha...

Los últimos domingos nos han mostrado a Jesús comprometido con la vida de los hombres. Vida que sufre graves tempestades (la...

Siempre esperamos de Dios. Queremos que se acuerde de nosotros. Anhelamos poder “ver” y poder “tocar”, su presencia, su cercanía...