Toda la palabra de Dios hoy proclama el valor supremo de la vida humana, dada y querida por Dios, y cuya dignidad debe ser reconocida y respetada por todos.

Por eso, la primera lectura, presenta a Dios origen, sostén y Señor de la vida. San Pablo nos llama a estar atentos a las necesidades de los pobres, de aquellos que no tienen lo necesario para una vida digna. Y finalmente el Evangelio presenta a Jesús como aquel que devuelve la plenitud de la vida a aquellos que, por circunstancias particulares, tienen la vida lesionada...

Estamos frente a un Evangelio muy oportuno, porque nos ayudará a afrontar las diversas crisis que integran la vida humana.

...

Después del tiempo de Cuaresma, después del Triduo Pascual, celebración central de nuestra Fe. Después de los cincuenta días del...

Hoy celebramos la solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo. Celebramos con amor el don de la Eucaristía. Celebramos la Alianza...

Celebramos hoy la solemnidad de Pentecostés. Celebramos la fidelidad de Dios que había prometido, por medio de los profetas, que...