Hoy celebramos el segundo domingo de Navidad, un domingo que nos ayuda a contemplar lo más profundo del misterio de Cristo. El evangelio de Juan nos ofrece su gran prólogo, un himno magnífico, de una hondura singular: nos hace penetrar en la divinidad de Jesucristo y en el plan de salvación que Dios nuestro Padre ha diseñado en su amor por nosotros.

Los signos que nos ofreció la Navidad: el niño nacido en un pesebre, revelado a los pobres y marginados, pero anunciado por ángeles, nos lleva a la pregunta ¿quién es este niño? Jesús, el recién nacido, es la Palabra que existía en el principio, que estaba junto a Dios y era Dios.

El evangelista Juan lo llama «Palabra»: detrás de este término...

El tercer domingo de Adviento recibe un nombre particular. “domingo de Gaudete”, es decir, “del gozo, de la alegría”, porque ya...

Seguimos caminando este nuevo tiempo litúrgico. Es un caminar lleno de esperanza que, como decíamos el domingo pasado, es la...

Hoy comenzamos el tiempo de Adviento. Un nuevo tiempo litúrgico que nos ayuda a adentrarnos en el Misterio de la Salvación.

La...

Hoy celebramos la fiesta de Cristo Rey. Esta fiesta fue instituida por el papa Pío XI, con ella pretendía que, ante los símbolos...