Lectura orante del Evangelio: Lucas 23,35-43

“¿Por ventura, Señor, desamparasteis al miserable, o apartasteis al pobre mendigo cuando se quiere llegar a Vos?” (Santa Teresa, Exclamaciones 4,1).

‘Los magistrados hacían muecas a Jesús, diciendo: ‘A otros ha salvado; que se salve a sí mismo’.

Jesús y su evangelio están crucificados. En la cruz está un Rey sin poder, pero de su pecho herido mana una fuente de vida. Su manera de vivir está crucificada. Su modo, tan nuevo y sorprendente, de hablar de Dios y de nosotros está crucificado. La humanidad nueva, dibujada en su Reino, está crucificada. Su compasión y su ternura están crucificadas. Los pobres de las orillas del mundo, las mujeres...

Isabel de la Trinidad

Nació el 18 de julio de 1880, en el campamento militar de Avor, cerca de Bourges (Francia). Fue hija José...

Isabel de la Trinidad y la misericordia

MiniSorIsabel

Hoy, 8 de noviembre, se recuerda en el Carmelo la figura y la obra de la Beata Isabel...

Carta a la orden del prepósito general con motivo de la canonización de la beata Isabel de la Trinidad

Estimados hermanos y...

Biografía orante –

Isabel de la Trinidad (1880-1906)

Mujer fascinada por Dios, alcanzada por su belleza.
Profeta ardiente del...