La tarea evangelizadora de Jesús, y por tanto del discípulo misionero, está motivada por la compasión. Es así cómo entendemos bien el evangelio: las palabras que Jesús pronuncia iluminan los gestos y obras que realiza.

Todo gira en torno a la compasión. Dios se compadece del ser humano roto, desahuciado, humillado, sin esperanza y necesitado. Por eso la compasión es el signo por excelencia de que el Reino de Dios ha llegado.

Hoy el evangelio presenta esta compasión en la atención que Jesús ofrece a la gente: sanando sus dolencias y alimentándolos en el desierto...

Hoy escuchamos las parábolas finales de este capítulo 13 de san Mateo. Son cuatro: el tesoro en el campo, la perla de gran valor...

Continuamos escuchando las parábolas de Jesús. Sigue hablándonos del “reino de los cielos” o “reino de Dios”. aquello que fue su...

Las lecturas bíblicas de este domingo proclaman con certeza el poder de la Palabra de Dios, que es fuente de vida y de luz en la...

Durante los primeros capítulos del evangelio san Mateo se ha preocupado por dar a conocer las enseñanzas y acciones de Jesús. A...