«Por sus frutos los conocerán», estas palabras de Jesús son una luz que guía nuestro discernimiento. No son una concesión a juzgar a aquellos, según la cortedad de nuestra mirada, no están a la altura de la fe que dicen tener. Más bien son criterio para saber guiarnos con certeza en el camino de la realización de la voluntad divina. Como bien diría Santa Teresa: «Mirad que no son tiempos de creer a todos, sino a los que viereis van conforme a la vida de Cristo». (Camino de Perfección 21, 10). No nos dejemos deslumbrar por la pompa que rodea a ciertas personalidades, ni por sus carismas personales, ni por sus palabras altisonantes. Miremos sí, cuán referido está a Jesús y a su evangelio...

Cada domingo escuchamos a Jesús plantear valores verdaderos, aquellos que tienen que vivir y difundir los que se dicen creyentes...

Si el domingo pasado Jesús nos dejaba un sabor amargo, con la parábola del siervo sin entrañas, una parábola que mostraba lo...

El domingo pasado Jesús nos enseñó el camino de la corrección fraterna, de la ayuda mutua para crecer y ser mejores. Hoy da un...

Después de revelarnos su identidad de Mesías que sirve a la humanidad dando vida, después de invitarnos a seguirlo por el mismo...