El evangelio de hoy es una apremiante llamada de Jesús.

Sus palabras suenan muy desconcertantes, exigentes y comprometedoras y no admiten acomodos a gusto personal para quien desee ser discípulo de Jesús. “El que quiere a su padre o a su madre más que a mí, no es digno de mí”. Siempre estamos tentados de hacer con ellas un acomodo “espiritual” y quitarles toda la fuerza que encierran. Quizá porque desconocemos el sentido de lo que Jesús está diciendo...

El tiempo pascual fue la celebración del amor hasta el extremo que el Señor siente por nosotros. Este tiempo concluyó con el don...

El Jueves Santo y este domingo también celebramos a Jesús Eucaristía. El Jueves Santo hacemos memoria de la institución de la...

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan     3, 16-18

Sí, Dios amó tanto al mundo, que entregó a su Hijo...

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan     20, 19-23

Al atardecer de ese mismo día, el primero de la...