La palabra de Dios de este domingo proclama la obra salvadora de Dios invitándonos a abrirnos confiados a un horizonte de vida y de plenitud sin límites.

Después de la polémica con los escribas y fariseos promotores de una fe sin encuentro con Dios, porque la multiplicidad de preceptos que se autoimponen impide el encuentro con uno mismo, ahora nos encontramos a Jesús realizando una curación muy significativa: la del sordo con dificultades en el hablar.

Subrayemos primero que Jesús cura porque es compasivo, porque le importa el sufrimiento de la gente. Sus acciones muestran su corazón, a través del cual vemos “los sentimientos de Dios”. Vivir a fondo una fe sana y auténtica implica...

Después de escuchar por cinco domingos el capítulo sexto del evangelio de Juan, donde se nos ofrecía nuevamente la posibilidad de...

Llegamos al final del capítulo sexto del evangelio de Juan. Hemos tenido una nueva oportunidad de contemplar qué significa...

“María, que desde el principio se había entregado sin reservas a la persona y obra de su Hijo, no podía dejar de volcar sobre la...

Continuamos escuchando el capítulo sexto de Juan. A medida que Jesús va profundizando en la enseñanza y sus oyentes creen...